Muere el actor Dan Van Husen que vivió durante un tiempo en Almería

Publié le par Diario de Almería por D. Martínez

“Estoy convencido de que me han contratado más por mi cara que por mi talento” confesaba en 2016 a Diario de Almería

Dan Van Husen hace años que vivió en Mojácar.

Dan Van Husen hace años que vivió en Mojácar.

El actor alemán Dan Van Husen que vivió durante un tiempo en la provincia de Almería fallecía este fin de semana a los 75 años. El veterano actor puso fin a su carrera como actor con su participación en el rodaje de The Price of Death, bajo la dirección de Danny García hace cinco años.

En una entrevista para Diario de Almería, en 2016, Van Husen recordaba que “en el año 1969 hice mi primera película en Tabernas, era un western”. Fue precisamente en 2016 cuando decidió dejar el cine. “Estoy un poco cansado, no me puedo mover como antes y estoy viviendo en Inglaterra con mi mujer y estoy muy bien allí. Tengo muchos amigos en aquel país”.

Dan Van Husen es un actor con un rostro muy singular. “Tengo el convencimiento que me han contratado en el cine más por mi cara que por mi talento. Federico Fellini y otros grandes directores me han elegido para sus películas por mi cara. Tengo un perfil que no es fácil encontrar en el cine”.

Van Husen llegó al mundo del cine casi por casualidad. Se encontraba en Madrid en el año 1968 de disc-jockey en el Hotel Meliá. “Estaba muy bien pagado la verdad. Allí me vio Duccio Tessari y me ofreció trabajar en una película. La primera película fue con Giuliano Gemma. Se rodó en Madrid y así comencé en el cine”.

“La experiencia fue muy positiva y me gustó mucho. Desde ese momento preferí el cine a seguir poniendo discos. Me pagaban mucho más y en 1969 rodé la primera película en Almería. Con los años también he hecho teatro en Alemania y gané mucho dinero. En el año 1994 ya me planteé retirarme del cine. Pero no lo he hecho, porque la cámara es como una droga y no la puedes dejar”, apuntaba.

En 1970, Dan Van Husen se compró una casa en Mojácar que le costó 100.000 pesetas. “En aquel tiempo era mucho dinero. Dos años después no podía pagar la hipoteca y decidí venderla por 90.000 pesetas. Le perdí 10.000 pesetas. Es una pena que no tenga la casa ahora, porque estaba en el centro de Mojácar” confesó a este periódico.

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article