El drama de Cicciolina: de los supuestos problemas de su hijo con las drogas a su precariedad económica

Publié le par El Espanol

La actriz esrtuvo hace pocos días en el Palacio de Justicia de Roma a causa de unos graves problemas.

La actriz Ilona Staller posando durante un acto público en Roma. Gtres

La actriz Ilona Staller posando durante un acto público en Roma. Gtres

En Italia casi nadie se acuerda de ella. En la Rai se sorprenden de que aún sea noticia en España. También en Argentina. En unos meses, Illona Staller, más conocida como Cicciolina en el cine porno duro a principios de los ochenta, cumplirá 70 quirúrgicos años. Fue un referente. Se convirtió en la primera persona en hacer un desnudo integral en un lugar público y también la primera en enseñar los pechos en la televisión pública, provocando el gran cataclismo en los cimientos del Vaticano. Unos años antes, la Carrà había puesto en jaque al Papa por enseñar el ombligo y bailando el Tuca Tuca.

De vivir en un mundo de fantasía con ositos de peluche, tangas y velos, la exactriz de origen húngaro (el otro mito erótico del país fue Zsa Zsa Gabor) tiene que lidiar con varias pesadillas relacionadas con su único hijo, Ludwig Maximillian (28), que le ha dado más de un disgusto con las drogas. Hace pocos días estuvo en el Palacio de Justicia de Roma a causa de unos graves problemas. Nadie sabe a ciencia cierta el motivo, pero personas de su entorno confiesan que posiblemente su vástago está relacionado con el inframundo de las drogas.

Ilona Staller y el artista Jeff Koon durante su boda en 1991. Gtres

Ilona Staller y el artista Jeff Koon durante su boda en 1991. Gtres

No hay que olvidar que hace dos años los carabinieri incautaron en uno de los apartamentos de su madre en una de las zonas más codiciadas de Roma un gramo de heroína, 1,7 kilos de marihuana que en el mercado habría alcanzado unos 4.000 euros y una pequeña balanza. Según varios medios del país transalpino, Ludwig compartía el lugar con varios gambianos. Fue acusado de posesión ilegal de estupefacientes. Pero mientras detenían a los tres africanos, a él le dejaban libre. El joven de nombre aristocrático se defendió en el programa televisivo Live Non è la d’Urso aduciendo que se estaban haciendo obras en el piso por lo que fue a visitar a su padre a París. Cuando volvió, se encontró con que los carabinieri querían entrar y arrestaron a sus compañeros de piso.

Cicciolina siempre ha protegido a su pequeño. De hecho, cuando se divorció de Jeff Koons (66) en 1994, la protagonista de Porno Poker (1984) secuestró a su hijo, le tiñó el pelo y se lo llevó de Nueva York a Italia, protagonizando uno de los escándalos judiciales más mediáticos tras el encarcelamiento en 1982 de Sofía Loren por supuesta evasión fiscal. Hasta ese momento, Koons no dejaba ver al niño a su madre y había contratado a una mujer para amamantarle. La 'Ciccio' se vengó. Contrató a Luca di Carlo (se dijo que era su amante) que sentó un precedente porque los tribunales italianos llevaron finalmente el proceso de divorcio que fue favorable a la exactriz porque obtuvo la patria y potestad. Koons podía ir a visitarlo a Roma sin problemas. Considerado el artista vivo mejor pagado del mundo tras la venta en Christie's hace siete años de la escultura Rabbit por 91 millones de dólares, Koons le declaró la guerra a su exmujer.

Según el portal Celebrity Net Worth, el artista americano posee una fortuna de 400 millones de dólares, pero nunca ha pasado una pensión a Cicciolina ni le ha ayudado en sus momentos más críticos, como cuando un incendio destruyó casi todas sus pertenencias de su lujoso ático romano, entre ellas, todo lo referente a su vida profesional. Eso sí, Koons se ha encargado de las necesidades del mayor de sus siete vástagos.

La actriz durante un viaje en el aeropuerto de Buenos Aires.

La actriz durante un viaje en el aeropuerto de Buenos Aires.

Las calamidades de la también exdiputada por el Partido Radical Italiano le han llevado a confesar en diferentes medios italianos que vende su "ropa interior usada para poder vivir" ya que admite encontrarse en una precaria situación económica que le ha llevado a poner el cartel de 'se vende' al ático de 250 metros cuadrados donde llegó a vivir con una oca y un tigre de bengala.

Ludwig se debate entre ser como su padre o como su madre. Por un lado, estudió Bellas Artes y, por el otro, quiere ser el nuevo Rocco Siffredi. Es simpatizante de Donald Trump (75).

Publié dans Articles de Presse

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :
Commenter cet article